*CIRCULOS PRO-CRIANZA CON APEGO:Grupo de Riesgo para la Maternidad.

  • RED PREVENTIVA DE MANIPULACIONES GRUPALES
Ser madre no es algo que se aprende.... Se lleva en el instinto más primario, desde que descubrimos nuestra sexualidad. Desde que jugamos con muñecas, las cuidamos y entrenamos nuestro amor maternal.297486_2338265389166_1625829663_2267608_1746686049_n.jpg
 
.......Despues de 5 años ESTE ES MI TESTIMONIO......
(Nuestra colaboradora reside en VALENCIA.Y cuenta con todo nuestro apoyo )
   
Pero ésto no es del todo cierto. Si es algo que se aprende y nosotras mismas nos reciclamos, modificamos comportamientos a medida que vamos ampliando conocimientos sobre algo tan instintivo y natural como es gestar, parir y criar a nuestra prole hasta que vayan adquiriendo, por sí misma, autonomía suficiente. Nos mueve el máximo cariño que una pueda imaginar, el deseo de dar lo mejor a nuestros hijos desde el absoluto amor incondicional.
Proteger a nuestro hijo es algo que hace nuestro cuerpo, mucho antes de que conozcamos el resultado del test de embarazo.
Es algo que much@s pretenden enseñarnos a hacer bien o al menos, como ell@s "opinan" que es hacerlo bien. Y por eso, estamos dispuestas a escuchar cualquier consejo que nos "garantice" en la medida de lo posible, que estamos haciendo lo mejor para ellos. Y así escuchamos la opinión de la suegra, de nuestra madre, de la vecina, de la amiga de la abuela y de cualquiera que escribe un blog o en un foro. Y así, nos vamos haciendo un lio...
 
 
 
Descubrí, hace algunos años, que el parto puede no ser la mejor experiencia de nuestra vida aunque después de ese parto, nos espere un hijo sano y por eso piense una que si. Descubrí que puedes sentirte "violada" algún momento de ese parto, aunque no seas "consciente". Descubrí que puedes tener una depresión post-parto y una madre que no se ocupó de ti como es debido y no darte cuenta hasta que alguien te abre los ojos. Y también descubrí que los maridos no están realmente preparados para afrontar el "gran cambio" de la maternidad, ni los cuidados, ni el momento del parto simplemente por ser hombres.
 
 
Pensé que quizá no estaría respetando totalmente mi cuerpo, ni el parto de mi hija, ni su llegada si, finalmente no decidía parir en mi casa con ayuda de una matrona y de una doula. También pensé que quizá, encontraría en un foro o en una comunidad virtual el apoyo, las respuestas y las personas que realmente necesitaba, por que mi entorno no me comprendería, por que han cambiado las cosas, por que las recomendaciones de la OMS sobre parto y lactancia no son las mismas que hace unos años y probablemente, la matrona tampoco me atendería como es debido, ni me "sostendría", ni me apoyaría ni respetaría esas recomendaciones de la OMS que pondrían en riesgo mi salud y la de mi hija. Podría tener mala suerte.
Y con ello, no sólo se vería afectada la salud física de ambas, sino también la emocional, condicionando absolutamente nuestra relación materno-filial desde el momento 0.
Y eso es algo que me causaba mucho miedo, rechazo, nada se interpondría entre nosotras, ni nadie provocaría que mi hija no fuese "maternada", amamantada. Quería vivir mi maternidad intensamente, criar a mi hija "con apego".
El camino ha sido largo y a día de hoy me siento capacitada para dar mi opinión y relatar mi experiencia. Puedo hablar con conocimiento de causa sobre mi experiencia maternal. Al otro lado del espejo y desde la experiencia, todo se ve mucho más claro.
 blog-pro-crianza-apego-L-ER0wTe
 
 
ASI LLEGUÉ A LOS CÍRCULOS PRO-CRIANZA CON APEGO.
 
 
 
Llegué a los círculos pro-crianza con apego, como muchas madres, durante mi embarazo, buscando información sobre el parto. Otras mujeres, llegan a través de grupos de lactancia, crianza, relajación para embarazadas, charlas sobre maternidad...
En este ambiente maternal se promueve el parto natural, la lactancia materna, el respeto profundo y atención inmediata a las necesidades del bebé, el colecho... Cosas normales que te recomiendan hasta en la consulta de la matrona o del pediatra, es decir recomendaciones de la OMS sobre parto y lactancia.
Yo nunca pensé que hubiese nada negativo dentro de todo este ambiente, me habían funcionado genial los consejos sobre parto y lactancia que me dieron allí, me sentía muy acogida por todas estas personas, como yo embarazadas, madres recientes y también expertas en maternidad.
La primera vez que me sentí juzgada fue cuando conté la experiencia de mi parto, que fue en un hospital. Fue un parto perfecto, natural y respetado por todos los sanitarios que me atendieron, la matrona era una mujer cariñosa y que se mantuvo al margen, hasta el momento en el que nació mi hija. Estaba muy contenta con mi experiencia.
Algunas personas me dijeron que me auto-engañaba con esa idea, puesto que un parto hospitalario nunca proporcionará el ambiente cálido que necesitan la madre y el bebé. Que había arriesgado ese momento y había tenido suerte, porque un parto hospitalario entraña muchos mas riesgos que un parto en casa: matronas cansadas que doblan turnos y que no te conocen de nada, médicos que entran y salen, aprendices que practican con una en ese momento y los virus y bacterias que podrían habernos provocado infecciones. Podrían habernos separado y dificultado la lactancia y con ello, la salud de mi hija de por vida. Que la confianza que yo tenía en el sistema sanitario no era más que una imposición social y manipulación mediante el miedo, infundida durante años por el patriarcado que quiere hacer de un parto y de la maternidad un proceso médico, tratándonos a las embarazadas, como si estuviésemos enfermas y al parto, como una operación.
     
Que, si finalmente había elegido parir en un hospital, no había sido una elección consciente, no había confiado totalmente en mi cuerpo y en mi naturaleza de mujer. Había tomado esa decisión condicionada por mi entorno, que sigue pensando que un parto y una embarazada tienen que estar en mano de los médicos. Y sobre todo que si hubiese estado acompañada durante mi embarazo y mi parto por alguien que hubiese potenciado esa consciencia de mujer y la confianza que todas necesitamos durante esta etapa... habría tenido un parto respetado y bonito.
Me sentí muy confundida. Al principio me enfadé, pero cuando demostré mi enfado, me dijeron que no me estaban juzgando y no era mi culpa, solo que estaba demasiado instaurado el miedo, la influencia externa y el convencionalismo, finalmente les di la razón y hasta me sentí mal por enfadarme porque solo intentaban ayudarme a comprender como funciona nuestro cerebro cuando tenemos falta de confianza en nuestra naturaleza y algo tiene de cierto.
No necesité médicos, ni casi a la matrona, y mi parto, podría haber sido mucho más bonito y más íntimo. Podría haber sido en casa. Quizá tenían razón y era una madre desnaturalizada, inconsciente y aniñada que se dominada por el miedo que ha infundido el patriarcado, generación tras generación, sobre algo tan natural como es la maternidad.
Si me hubiese quedado embarazada en ese momento, seguramente habría contratado una doula y una matrona y un parto en casa. Por que tenía miedo, miedo de las cosas horribles que pueden sucederte en un hospital, miedo de sucumbir a mis miedos inconscientes.
     
Desde el otro lado del espejo, todo se ve mucho más claro.
 
Unos años después, y plenamente consciente, afirmo que si no elegí parir en casa fue por que me sentía más segura en el hospital, no por que no confiase en mi naturaleza . En realidad, nadie sabe si vas a necesitar que un médico actúe rápido, esas son mis razones y las expongo libremente. Igual que se expone libremente y en voz alta las razones para parir en casa.
Unos cuantos años despues puedo afirmar que la manipulación mediante el miedo comenzó en ese preciso momento y desde ese momento estaba plantada la semilla que me haría alejarme de mis verdaderos sentimientos, de mi consciencia natural: la mia. De mi marido, de mi madre y de mi entorno más cercano.
                                                                                         

POR QUÉ TODO MI ENTORNO PENSABA QUE HABÍA CAMBIADO DEMASIADO Y QUE ESTABA EN "UNA SECTA"

 

Quizá por que era verdad que había cambiado demasiado.espejos

 

Quizá por que estaba comportándome como si hubiera entrado a formar parte de algo parecido a "una secta"

 

Dar el pecho y seguir las recomendaciones de la OMS sobre parto y lactancia no es "una secta". Ni llevar al niño en un portabebé. Los pañales de tela son mas naturales, evidentemente. Todas esas cosas ya las hacía mi abuela.

Todo es mas NATURAL. ¿Qué puede haber de perjudicial en todo ésto?. Son mamás como tu que te apoyan y te comprenden. Los demás, todos, te miran raro.

 

Usan su instinto maternal, son mujeres seguras de si mismas y saben que están haciendo lo correcto. Algunas de esas madres parecen tener un conocimiento más profundo de la maternidad y los cambios que se producen en la mujer durante ésta etapa y no son matronas, te inspiran más confianza, parecen muy sabias. Te han funcionado todos los consejos que te han dado sobre el parto y la lactancia.

Otras al igual que tú, sienten que han encontrado en "el camino correcto" y tampoco entienden por qué las acusan de pertenecer a una secta.

Has despertado del largo letargo que "te impedía ser feliz" siendo madre. ¿Hay algo más inocente que eso?

Te lees algún libro de Laura Gutman, otro de lactancia, de colecho, educación basada en el respeto. Y todo parece "cuadrar", estos libros están escritos por especialistas y psicólogos.

Asistes a talleres, grupos maternales, todo el mundo te comprende. Te sientas en círculo, todas te escuchan. Formas parte de una gran comunidad virtual de madres, de una tribu que te apoya. No paras de hablar de fulares, lactancia, colecho, pañales. Todo es crianza, respeto, amoroso, consciente, oxitocina, parto respetado, naturaleza,.... Estás fascinada con éste universo maternal.

 

 

 

 

Estás dispuesta a escuchar cualquier teoría que incluya estos términos, dispuesta a darla por válida.

Y estás dispuesta a defenderla, lo avalan las evidencias científicas de la OMS y la AEP sobre parto y lactancia y psicólogos y terapeutas especialistas.

Hay una teoría que afirma que el momento del parto es tan importante, que es tan necesario para el vínculo madre-hijo, que si no hemos tenido un parto respetado, quedará marcado en el subconsciente tanto de la madre como del niño, dejara secuelas y heridas profundas de por vida por negarnos ese momento que debe ser íntimo y respetado. Y que probablemente si esto sucede así, sea la causa de que sintamos que nunca lo hemos hecho bien con ese hijo, por eso no lo hemos amamantado y si no le hemos amamantado, no le "hemos maternado". Ese hijo se siente rechazado, enferma, tiene todas las papeletas para convertirse en una persona violenta, ha sufrido demasiadas carencias afectivas y además, está en un grupo de riesgo.

Estas teorías y las experiencias de mujeres que la apoyaban, calaron muy dentro de mi. Encontré sentido, en base a ellas, a muchos aspectos de mi vida, la relación que tenía con mis hijas sobre todo con la mayor, debido a mi primer parto.

Y basándonos en esa teoría, analizamos nuestra infancia, la relación que nos une a nuestra madre, cómo actuó ella contigo y encontramos el origen de nuestro comportamiento,el de nuestros hijos, el de nuestro marido y en definitiva: el de todo nuestro entorno.

Lo peor de todo eso es que nadie es tan consciente como tu de todos esos conflictos que existen en tu interior, excepto quien también los tiene. Te sientes angustiada, alarmada, tienes que hacer "algo" para evitar a tus hijos ese sufrimiento que tu tienes. Te sientes culpable casi por todo. Cualquier comportamiento de tu hijo, llanto, fiebre o enfermedad, se convierte en un síntoma de que estás fallando como madre. Y por que tu madre falló contigo, inevitablemente te alejas de ella.

Existe otra teoría que afirma que si eras madre antes de llegar a éste ambiente, y no te sentiste así, es por que no estabas preparada para asumir que la maternidad te había cambiado. Has estado reprimiendo esos instintos naturales. No eras consciente. Si tu anterior parto fue un desastre, no diste el pecho y sientes que lo hiciste mal con tu primer hijo antes de llegar a este ambiente: todo cuadra, si no te lo dieron a ti... aun más.

 

 

Te das cuenta.

Pero ahora estás dispuesta a cambiar, a casi todas las mamás que son ahora tus amigas les ha ocurrido lo mismo o tienen las mismas inquietudes.

Así que te abrazas a este "estilo de crianza" a "esa nueva forma de hacer las cosas" que te quitarán esa angustia que sientes y que sienten tus hijos. Asumes que lo has hecho todo mal hasta ahora, y con un sentimiento de culpabilidad enorme: decides cambiar, por que si, ahora eres consciente de todos aquellos errores que cometes, que cometiste, que cometieron contigo y que no quieres que cometan tus hijos con los suyos.mamatriztica circulo femenino historias de parto

AHORA es cuando estás preparada para asumir tu cambio. Ahora te has dado cuenta.

Yo quería ser una buena madre. Que mis hijos nunca se viesen afectados por imposiciones, ni por mi experiencia personal cuando fui niña, ni por cómo me había tratado mi madre a mi y a la vez, por como había sido tratada ella en su día por mi abuela. Ni por cómo todo ésto había afectado a mi personalidad sin que me hubiese dado cuenta hasta ahora, hasta encontrarme con mi propia maternidad.

Quería desechar todos esos comportamientos inconscientes. Comportamientos heredados generación tras generación y que habían hecho de la sociedad actual, una sociedad tanto física como emocionalmente enferma, dependiente y violenta donde los deseos de los niños siempre están en un segundo plano, donde los sentimientos de las madres, también.

Rompes con todo lo que te gustaba hacer antes de ser madre, (¿) ahora (?)te das cuenta que ser mamá es lo más maravilloso del mundo. Quieres pertenecer a ese grupo donde te comprenden, participar en todo activamente. El mundo está cambiando a través de la maternidad, ese cambio se hará posible desde aquí, por que estamos creando a los ciudadanos del mañana y quieres contribuir a ese cambio. Había encontrado el verdadero sentido a mi vida de mano de la maternidad.

"RESET"

 

Esto fue lo que a mi me pasó, así es exactamente como me sentía y como se sentían muchas madres y amigas y conocidas a mi alrededor.

Pero al otro lado del espejo, todo se ve mucho más claro.

Una, no forma parte de una secta por querer darle lo mejor a sus hijos. Pero ¿no es eso lo que hacen todas las madres?.

Entonces ¿por qué necesitamos reafirmarnos continuamente formando parte de un grupo?.

¿Por qué desde el momento en el que entras en este ambiente tienes la sensación de que se comportan de un modo diferente, que siguen unos métodos que son los realmente válidos y que funcionan?

Si ya desde el principio, te convencen de que:

Debido a que hace unos años la mujer paría tumbada. La epidural y la episiotomía era por sistema y te puedes sentir "violada" (me pregunto que piensan de ésto las mujeres que han sufrido una violación) y lo que es peor, estás poniendo en riesgo tu salud y la de tu hijo. La experiencia de tu parto te ha afectado mucho aunque no seas consciente.

Debes buscar apoyo. Lo vas a necesitar por que en tu entorno no van a saber dártelo, la sociedad está estructurada actualmente de este modo. No van a comprenderte por que no han alcanzado ese grado de consciencia sobre la maternidad, la importancia que tiene.

La maternidad es cosa de mujeres, nadie como esas personas que ya han pasado por ella y se han sentido como tu, va a darte el apoyo que necesitas para afrontar ese cambio.

Cómo ejerces la maternidad depende de como la ejercieron contigo y sobre todo de si te han amamantado.

Ni vas a disfrutar totalmente de tu parto, ni vas a aceptar el apoyo que te van a dar en tu entorno, ni vas a sentir que te comprenden.

Vas a recelar de todos, te vas a sentir insegura hasta de tus propias percepciones.

Y por supuesto, vas a sentir que tu marido no tiene ni idea de lo que te está pasando, sui generis, ¡no sabe qué hacer ni cómo ayudarte!.

Si coincidís en todo, estupendo. Pero lo cierto es que ya no recurres a él, por que sientes que no te comprende y es porque has cambiado demasiado para que él comprenda por qué. En circunstancias normales también ocurren estas cosas, pero estas circunstancias no son "normales" y de hecho se presentan de éste modo: como nuevas.

Vas a creer que necesitas especialistas en maternidad. Tu madre no va a estar preparada por que no te amamantó, te mandaba a la cama o te quedabas llorando en la guardería. Ya no tenéis la misma relación de siempre. Te has dado cuenta de que tu empezaste a ser una mala madre por culpa de ella, de cómo te trató y antes de llegar a serlo. Por todo lo que no te dio y que tú estás intentarás darle a tus hijos. Te hace daño estar con ella, por que todos hemos tenido algún conflicto con nuestra madre en algún momento, la mayoría tenemos "algo" a lo que volver y dónde escarbar volviendo a la infancia.redes2bde2bapoyo2bfem.jpg

Por lo tanto: necesitas este grupo.

Si te crees todas esas teorías, que son demasiado generales, demasiado inconcretas, aplicables a cualquier caso pero desde luego, no válidas para todos.... Si no desde un principio, a la larga, te vas a encontrar mal y claro que vas a necesitar ese apoyo.

Si antes eras madre y nunca te sentiste así, puede ser que no sea normal sentirse así. Si no lo eras, quizá no sepas nunca si lo normal es "eso". Pero no conoces otra cosa por que te has impregnado de otras experiencias que haces tuyas y eso tiene un nombre: introyección.

La maternidad nos cambia, claro... pero ¿tanto?.

Si antes te gustaba trabajar, ahora te sientes culpable si lo haces. Si querías estudiar, postergas todo durante unos cuantos años y te vas a plantear trabajar desde casa dentro de este ambiente, por que es el único que te permitirá conciliar vida laboral y familiar.

Si tus hijos enferman, puede que tu tengas la culpa, por que estás discutiendo con tu marido. Si los vacunas, puede que enfermen. Si los niños van a colegio normal estás matando su creatividad, y eso los enferma.

Si además no has podido amamantarlos, van a tener secuelas físicas y psicológicas de por vida. Si te han hecho una cesarea, el vínculo está roto o algo has hecho mal y también te sientes culpable o víctima del sistema. Si no duermes con ellos sientes como si les estuvieras fallando. Si estás embarazada llegas a la conclusión de que tienes que parir en tu casa porque si no lo haces, pones en riesgo la salud de tu hijo y la tuya y nunca alcanzarás ese nivel de consciencia.

Tu decides lo que haces, pero el conflicto moral y también el familiar está servido.

La distinción.169711_170620336311777_104874709553007_346736_3735090_o.jpg

Cuando está adjudicado el cartel de "madre consciente" y "crianza respetuosa" inmediatamente, convertimos en inconsciente e irrespetuoso al otro modo de actuar. Si se afirma que un modo de actuar es mejor para la salud física y emocional de nuestro hijo, SIEMPRE, tendremos en cuenta ese consejo. Al igual que tuvimos en cuenta, durante años otro tipo de consejos.

Nadie quiere ser inconsciente e irrespetuoso con sus hijos. Si trasladas esos pensamientos a tu entorno, si tus amigas son madres y no coinciden contigo, se sienten rechazadas por ti y tu forma de ver las cosas. Acaban alejandose y tu también te alejas de ellas. Te ven como un bicho raro y además, tu te sientes así a su lado.

Por lo tanto, cada vez mas, vas a necesitar a ese grupo.

Si todas las personas ajenas a ese grupo tienen la sensación de que las están catalogando de "malas madres" es por algo.

Si tu misma te sientes así o te han hecho sentir así en algún momento si no actúas del mismo modo aunque nunca te hayan llamado mala madre, por descarte: acabas pensando que lo eres. Y así es como funciona nuestro cerebro. Nadie quiere ser una mala madre. Pero lo cierto es que, no por que te sientas culpable quiere decir que lo seas.

Por eso, cuando surge el debate de las "malas madres" en estos círculos, se huye de el, siempre te dicen que es una sentimiento de cada una. Pero que si te sientes culpable y no tienes seguridad... es que no estás haciendo algo bien.

Yo antes pensaba que eran consejos y sugerencias. Ahora, a eso le llamo:

"Tiro la piedra y escondo la mano: busca la piedra por que la necesitas. La salud de tu hijo está en juego"

Dentro del mundo de la Crianza con apego existe un supermercado muy variado.

Abundan las vendedoras y también las divulgadoras de pseudoterapias que pretenden aprovecharse de las recomendaciones de la OMS y de la AEP sobre parto y lactancia natural, verdades demostradas, para para vendernos o hacer válida cualquier teoría.

Desde portabebés, pañales de tela y cremas milagrosas, que es lo más inofensivo (si no te pasas) hasta libros, cursillos, talleres, terapias, charlas, seminarios y crecepelos varios que te asegurarán que estás ejerciendo una crianza respetuosa.

Incluso muchas te ofrecen la posibilidad de trabajar dentro de este ambiente vendiendo productos u ofreciéndote una formación o un título para ejercer de doula o de asesora maternal.

Pero lo primero que hacen, es regalarte una falsa idea sobre qué es una madre consciente, o sea: una buena madre y sobre lo que realmente necesita esa madre y ese hijo.

Eso es aprovecharse de un colectivo que siempre estará ahí, generando sentimientos de culpabilidad, miedos y necesidades en un momento en el que somos fácilmente influenciables. Al igual que hace unos años nos vendían biberones, leches de fórmula, chupetes, libros de Estivill... Es lo mismo, pero hacia el otro lado. Esto también tiene un nombre: coercitividad.

La depresión post-parto existe, es una patología clínica y aprovecharse de ésto es inmoral.

Quizá, es que no hay que darle tantas vueltas de tuerca a la maternidad, ni a los sentimientos que nos abordan... Simplemente hay que vivirlos y aprender de ellos. Al fin y al cabo, es lo más natural. ¿Por qué todas tenemos un trauma que superar? ¿Un camino que recorrer para "sanar" a través de ella?.

Por eso no hay que confundir churras con merinas. Y tener claro a quien y por qué estamos pidiendo ayuda. Y sobre todo si es verdad que la necesitamos y por qué la estamos necesitando.

POR QUÉ SALÍ DE LOS CÍRCULOS PRO-CRIANZA CON APEGO

Me había convertido en la duda perpetua..

No lograba sentirme una buena madre, mi marido no entendía nada de lo que estaba ocurriendo, estábamos al borde del divorcio. Ya no tenía amigas ni aficiones fuera de éste círculo . Me había distanciado de mi madre. Rechazaba la sociedad, dudaba de los avances médicos: cada vez que le ponía una vacuna a mis hijas tenía miedo de que fuera verdad todo aquello que me contaban sobre lo perjudiciales que son, el sistema educativo se había convertido en una amenaza para la salud emocional y el correcto desarrollo de mis hijas. Si mi hijas enfermaban sentía que yo tenía la culpa, pensaba que podía ser verdad aquello de que era que no lo estaba haciendo bien, que algo había dentro de mí que hacía que ellas enfermasen.

Odiaba a la persona que había sido y la que era no me gustaba. Nunca, en toda mi vida, me había sentido tan mal. Necesitaba pedir ayuda por que ya no sabía si mi personalidad era la de ahora o la que tenía antes y estaba muy confundida.

Me recomendaron asistir a terapia y me dieron una dirección y un número de teléfono.

Era una terapeuta Gestalt y decidí informarme acerca de ésta terapia.

¿QUE ES LA TERAPIA GESTALT?

No tenía ni idea, pensaba que era un tipo de terapia psicológica. Pero ahora se que, ni siquiera hace falta estudiar psicología para ser terapeuta.

En primer lugar consulté la Wikipedia. Luego la página de la terapeuta que me aconsejaron, especialista en conflictos familiares y parecía ofrecer soluciones a cómo me sentía yo exactamente en ese momento, tenían programas dedicados a la crianza con apego y de apoyo a la maternidad, me resultó muy atractivo.

¿Por qué todo "me sonaba de algo" ?

Seguí buscando y llegué a ésta página : Lo que no cuenta la Gestalt y en concreto éste artículo

Despues de leer tantas experiencias, opiniones, testimonios y sobre todo: Despues de sentirme tan identificada con los efectos negativos de ésta terapia, de reconocer algunas expresiones que utilizan estos terapeutas en mi propia manera de expresarme, reconocer algunas teorías que había escuchado de los labios de algunas conferenciantes en los seminarios sobre maternidad a los que asistí: busqué la relación que existía entre "Maternidad Consciente", "Crianza con Apego" y Gestalt. Y cual fue mi sorpresa: está profundamente relacionado y yo no sabía nada de ésto.

Tan sólo hay que hacer una búsqueda en Google incluyendo los dos términos para "darse cuenta".

Ayer salgo a comprar el periódico y me encuentro en la revista "Mente Sana" que también es Gestalt un extenso artículo sobre éste mismo tema y otro escrito por Laura Gutman. Me pregunto qué fue antes el huevo o la gallina.

 comunicacion.png

 

Hay centros terapeuticos Gestalt que ofrecen talleres de portabebés.

Muchas doulas o asesoras maternales son también terapeutas Gestalt,

PNL, Flores de Bach y diversas terapias de cursillo.

Casi todos los autores de los libros que te aconsejan leer son terapeutas Gestalt, pero hay que buscar en la biografía para saberlo.

Muchas divulgadoras de lo maternal y femenino son terapeutas Gestalt u otras terapias alternativas New Age.

Encuentros, seminarios maternales y retiros organizados por grupos de ayuda de madre a madre, están dirigidos y organizados por terapeutas Gestalt.

Esto no quiere decir que sean una secta, pero yo no sabía que todo ésto estaba tan relacionado hasta que usé Google para comprobar la relación que había entre crianza con apego y gestalt. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

Lo que es cierto es que yo me siento manipulada, re-programada como persona, como mujer y como madre. Y siento que todo el mundo a mi alrededor se ha percatado de ésto desde el principio menos yo. Siento que han robado mi puerperio. Algunos médicos tratarán el parto como una enfermedad, pero muchas personas de éste círculo, tratan a la puérpera como a alguien que tiene que "sanar" a través de su maternidad y te lo presentan como una serie de cambios normales que suceden a todas las madres cuando eso: no es cierto.

Y ahora yo pregunto:

¿Por qué siento que he estado recibiendo terapia Gestalt sin mi consentimiento?

¿Por qué se permite que pseudopsicólogas y pseudomatronas den clases de preparación al parto, postparto, talleres de suelo pélvico y no se limitan "acompañar"? y ....El "apoyo psicológico" durante toda la etapa maternal qué significa, ¿que pueden atender a una mujer con depresión postparto?.

¿Las matronas y los psicólogos qué opinan de éste "intrusismo"? Algunos psicólogos se lo que opinan. Esta matrona también.

Si existen serias dudas sobre sus efectos, denuncias públicas y testimonios de que éste tipo de coaching y terapias son manipulativas,¿por qué se sigue permitiendo que cualquier persona pueda obtener ese título?

¿Por qué nadie saca estudios serios y clínicos sobre afirmaciones como: tu hijo puede tener fiebre por ausencia de maternaje? ¿o sobre afirmaciones como: si has perdido ese embarazo es por que tu "inconsciente" rechazaba a ese hijo?

¿Por qué todas, dentro de éste círculo, parecíamos tener los mismos conflictos y fuera de estos círculos: no? ¿Por qué durante mi primera maternidad no los tuve y nunca me sentí necesitada, confundida ni culpable por nada?

¿Por qué se recomiendan "escuelas Waldorf" como alternativa "respetuosa" cuando existe hasta una asociación de familias afectadas que denuncian manipulación mental? ¿Por qué también se promociona el Banco Triodos y los productos Weleda en estos ambientes? Tanto los colegios Waldorf, como éste banco y esta empresa de cosméticos y medicamentos son propiedad de la Antroposofía. ¿Qué relación existe realmente entre la Antroposofía y la terapia gestalt?

¿Por qué nadie me dijo que esos libros que estaba leyendo estaban escritos por terapeutas Gestalt?

 

Y sobre todo:images--47-.jpg

Si se trata de un error mio por que no he sabido interpretar los mensajes y la ayuda que se me ha ofrecido,

¿Por qué coño no viene acompañado cada libro y cada terapeuta de un traductor para gente inconsciente?

Después de un año al otro lado del espejo, soy consciente de que nunca fui una mala madre y por eso, durante mi primera maternidad, nunca me sentí así. Ni me sentí así durante los cuatro meses siguientes a mi parto. Empecé a sentirme mal conmigo misma en cuanto empecé a rodearme de seguidoras y aficionadas a ésta terapia, sentía que estaban analizando continuamente mi comportamiento. No era la maternidad lo que me había cambiado.

Me ha costado un año darme cuenta de que he pasado cinco manipulada por mediopsicólogas y terapeutas que decían ser mis amigas. Durante esos cinco años, me gasté miles de euros en productos, cursillos, talleres y libros, que para lo único que me sirvieron fue para seguir necesitando más libros, cursillos, talleres y más libros y más productos.

Cada uno tiene derecho a practicar estas terapias, a recibirlas y a defenderlas, pero el problema, es que quieren evangelizar a todo el mundo con sus principios, y no todo el mundo quiere ni tiene por qué recibir ni necesitar este tipo de terapia.

En éstos círculos no todo el mundo te va a ayudar, hay que ser cautelosa a la hora de relacionarte con ciertas personas que se mueven por ellos. No te das ni cuenta... Y poco a poco te alejas de todo lo que eras, de lo que te gustaba y de quien te quería. Acabas formando parte de una cadena de "mujeres-madres" fabricadas en serie y lo mas duro, es que crees que eres tu sola has elegido ese camino y que estás siendo libre cuando no es cierto. Es fruto de una manipulación en base al amor que sientes por tus hijos, el miedo a ser una mala madre, el miedo a perjudicarles de algún modo. Finalmente quedas impregnada de pensamientos que no son originalmente tuyos.

 

Y ésta es mi experiencia... mi opinión. Cada uno que piense lo que quiera. No todo el mundo dentro de éstos círculos te va a ayudar. Ni todos los libros, para mi los únicos realmente útiles: los de Carlos Gonzalez.

Ya vale de darle el coñazo a las madres con lo que deben o no deben hacer. Lo más natural e instintivo es dejarse guiar por tu naturaleza y por tu instinto. ¡Que nadie influya en tus decisiones, ninguna teoría de libro de bolsillo te va a dar más consciencia de la que ya tienes!.

Lo que creo es que algunas, no soportan que tu seas feliz con tu vida. A pesar de haber tenido un parto en un hospital y a pesar de no poder amamantar (o no querer, que todo es respetable) por que entonces, no entiendo esa insistencia ni esa necesidad que tienen de estar despertando la duda y sembrando la alarma sobre tus sentimientos ante el más mínimo llanto o demanda de atención de tus hijos.

 

 

La consciencia genuína y la percepción de la realidad puede verse muy alterada mediante el miedo, la falta de horas de sueño y los cambios hormonales propios de ésta etapa. En tu entorno te conocen mejor que nadie, en TU ENTORNO no estás tan sola como para necesitar a una extraña tan solo por que diga que es una "experta" en maternidad. No hay dos madres iguales, no hay dos hijos iguales, no hay dos experiencias iguales y sobre todo: Cada uno tiene sus métodos, para ser madre no hace falta un entrenamiento.

Las recomendaciones sobre lactancia materna están en la página de la AEP. Si tu pediatra no lo entiende es por que es un mal profesional. Si tu suegra ni tu madre tampoco, explícaselo Si no lo entienden, tu a lo tuyo. Si tienes algún problema con la lactancia preguntale a la matrona, ella sabrá qué aconsejarte o te ayudará a encontrar un grupo de apoyo a la lactancia materna. Están para ayudar a que la lactancia se establezca, para solucionar problemas relacionados con la lactancia, solo para eso. No te rindas y lucha, a veces no es fácil... pero es el mejor alimento que le puedes dar. Lo único bueno que he sacado de éstos cinco años se lo ha llevado mi hija durante tres.grupo-de-lactancia-licencia-creative-commons.jpg

Las recomendaciones sobre el parto, también te las dan en la consulta de la matrona. Las cosas han cambiado hace tiempo y mi experiencia, durante mi parto, me lo confirmo.Ni noté la presencia de la matrona. La mala suerte no la tuve con los profesionales que atendieron mi parto, sino con el grupo de gente que di después.

Las clases pre-parto y los programas perinatales de atención a la mujer durante toda ésta etapa, son competencias que deben pertenecer exclusivamente a una matrona. Para el apoyo moral, cuenta con tu marido, con tu familia, con tus amigas de siempre y si acudes a alguien, no te dejes embaucar, aquí no hay nada nuevo. Vive tu maternidad a tu manera, con tu consciencia, con tus propios miedos que superarás y aprenderás de ellos por que tu tienes las armas para combatirlos siempre que sean tuyos.

 

cuidados del bebe 08/23/2016 16:41

Yo prefiero cuidar a mi hijo con amor y aprecio a demostrarle frialdad y pasividad ya que eso también se queda en la mente de los bebe...

Yomisma 09/25/2015 10:45

Hola. ¿Y qué me dices si la mujer que se encuentra imbuida en semejante filosofía es la que arrastra a amigas y familiares? Mi cuñada para seguir adelante, y ya que no era capaz de seguir sola todos los preceptos de sus libros y talleres de crianza, porteo, lactancia, etc, necesitaba la ayuda de su madre. Y claro, como en tanto se equivocó su madre criandola a ella, se ha ido poco a poco asegurando de minar la autoridad como cuidadora de su madre, que no se siente con la autonomía de tomar ninguna decisión, por mínima que sea (dar o no una galleta), sin el consentimiento de la experta madre new age. Y las que no nos dejamos arrastrar somos malas. No son las palabras que nos dice, sino más bien que a ella le mueve el amor, y por ende, a las demás no nos mueve el amor, supongo. A ella le preucupa los futuros adultos que van a ser sus hijos, a nosotras nos nos preocupa, por contraposición... En su argumentario, cuando no estamos de acuerdo con algo, que respaldan con "ciencia", y cuando preguntamos qué ciencia es esa, se siente ofendida. Ella habla desde el amor por sus hijos (yo no????), porque ni hay estudios, ni artículos publicados en revistas de impacto científico, ni ensayos serios. Hay mucho libro de divulgación, escrito por supuestos expertos, que nunca se han sentido en la necesidad de demostrar que lo que dicen es cierto con el método científico. Y claro, si preguntas qué ciencia es la que lo respalda, obviamente eso es un ataque personal contra su forma de criar y su ideología. Ellas son madres conscientes, naturalizadas, amorosas... Y yo? Debo ser inconsciente, desnaturalizada, llena de odio, supongo...

Ideologic 03/17/2015 10:39

Artículo de opinión en The Guardian a propósito de la investigación por las muertes de 11 bebés y 1 madre en Morecambe Bay "El culto al parto natural ha llegado demasiado lejos" http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/mar/05/natural-childbirth-report-midwife-musketeers-morcambe-bay

Rydia 10/11/2013 18:01

Yo no soy madre pero puedo ver que la extorsión y degradación del individuo se puede dar prácticamente en cualquier ámbito que roce lo sectario. Con el tema de la Nueva Era, se están colando cada
vez más en las vidas de personas comunes. Antes se conformaban con formar sectas religiosas, ahora van a por la gente corriente: madres, padres, hijos, abuelos, hermanos...

En el colegio y los institutos, tendrían que enseñarnos a detectar a este tipo de organizaciones o personas, estos charlatanes vendedores de humo que se dedican a destrozar familias, trabajos,
amigos por dinero, posesiones o por el mero placer de tener el control sobre otras personas. Lo peor es cuando la hipocresía llega a límites desvergonzados, donde se hacen pasar por ciencia, niegan
ser Nueva Era. Incluso la insultan y la critican, mientras usan su mismo vocabulario e ideas y van contra la ciencia de verdad disimuladamente.

Encarni 10/11/2013 13:18

Ana, espero que entiendas el mensaje del testimonio que dejo.
Me consta que no todo el mundo es así. Por eso digo que tuve mala suerte y que no todo el mundo te va a ayudar, hay gente que verdaderamente ayuda. A mi me ayudaron también en algunas cosas y en
otras no... Igualmente, también tuve mala suerte con las matronas que atendieron mi primer parto pero no con la del segundo y no digo que en todos los casos sea igual pero sí que las cosas están
cambiando y eso lo sabemos todas.
Nadie está equiparando los círculos de mujeres con una secta, nadie está diciendo que la crianza con apego sea una secta. Yo misma pienso que no lo es.
Dar el pecho no es una secta, llevar al bebé en un portabebé tampoco pero hay ciertas teorías que se dan por válidas en este ambiente y que resultan un tanto manipulativas y esas teorías pertenecen
a terapias cuestionadas que más parecen un estilo de vida y así las definen quienes las practican o ejercen, que una terapia psicológica y eso es porque están basadas en creencias y no en
realidades comprobadas.
Está comprobado que el parto para que progrese favorablemente debe estar lo menos intervenido posible y que si estás muy nerviosa hay probabilidades de que no avance normalmente, está comprobado
que la lactancia materna es lo más adecuado para los bebés y que, sin duda, hay que favorecer el apego seguro por el bienestar futuro y el correcto desarrollo de nuestros hijos. Que la maternidad a
veces, nos limita injustamente y no está lo suficientemente apoyada también es cierto.
Este testimonio y mas que han llegado a manos de ésta asociación y de otras asociaciones coinciden en varios puntos. El mío ha sido publicado para dejar constancia de MI experiencia. Lo que no se
puede negar y se ha comprobado y está al alcance de todo el mundo es la vinculación de profesionales de éste sector con terapias psicológicas que no exigen ser ejercidas por psicólogos y sobre las
que existen muchos testimonios y opiniones dispares en la red, tanto de profesionales de la psicología y psiquiatría, como de gente que se ha formado como terapeuta en ellas y ex-pacientes/clientes
que las han recibido. En este mismo portal puedes encontrar información siempre contrastada por profesionales y no solo por "creyentes"(PNL, Rebirthing, Gestalt, Biodescodificación, terapia
regresiva, constelaciones familiares, eneagrama, Transpersonal...)Son terapias holísticas que mezclan términos de psicología con términos y conceptos de la nueva era. Es decir ceremoniales,
esotéricos y parapsicológicos más relacionados con el espíritu, con el ser y el crecimiento personal y espiritual que con la psicología y eso es lo que puede llevarnos a confusiones cuando no se
especifica en qué consiste qué, qué está comprobado, qué es realmente psicología y qué es creencia mística y sobre todo cuando se nombran beneficios para sus hijos a cualquier madre reciente,
repleta de dudas, en un momento de cambio y por lo tanto, sensibilizada. Si basamos nuestra realidad, nuestras vivencias y estado psicológico en una terapia de este tipo es ahí es donde reside el
peligro y el riesgo de verse envuelto en una espiral amalgamada de creencias confundidas con psicología y que puede acabar condicionando nuestra percepción de la realidad, nuestras vivencias reales
y no sólo con nosotros mismos porque la repercusión es directa en nuestro entorno más cercano, incluso en nuestros hijos.
Que conste que las creencias espirituales es un legítimo derecho que corresponde a la libertad individual, pero mezclar psicología con espiritualidad para transformarlo en psicoterapia, utilizando
enfermedades de los hijos o de las madres en algunos casos y mezclándolo todo con el crecimiento espiritual es peligroso.
En Francia, por parte de la Miviludes, se elaboraron informes sobre este asunto hace unos cuantos años. Existe un riesgo, por eso se denomina "grupo de riesgo" y por ese motivo está este testimonio
aquí. Seguramente tu has pensado que aquí se calificaba de secta a este grupo porque en la vida real y en internet se ha hecho muchas veces, de hecho hay foros y blogs donde se habla de ello y hay
opiniones de todo tipo que confirman lo que acabo de decir. Eso está ahí y expuesto desde los dos "bandos": las que se defienden de acusaciones generalizadas y directas y las que comparan debido al
extremismos y el comportamiento sectario de algunas personas. Todas las madres que hemos estado en ese ambiente y están en este ambiente sabemos que esa acusación se ha hecho muchas veces, pero
aquí no es el caso y no se está diciendo que sea una secta.

Personnaly © 2014 -  Alojado por Overblog